GESTIÓN DE CONTRASEÑAS, CONTRASEÑAS ROBUSTAS, NO REPETIR CONTRASEÑAS, PREGUNTAS DE SEGURIDAD, AUTENTICACIÓN DE DOS PASOS, PROGRAMAS GESTORES DE CONTRASEÑAS.

Una contraseña o clave es una forma de autentificación que utiliza información secreta para controlar el acceso hacia algún recurso. Se trata de una clave de acceso, contraseña o password es una combinación de números y letras que permiten a un usuario acceder a una cuenta personal de un aplicación o servicio determinado (Gmail, Outlook, Yahoo, Facebook, LinkedIn, Twitter, Google, tu cuenta bancaria, etc). Esta combinación debes conocerla sólo tu, ya que, la cuenta a la que accedes con dicha clave contiene información personal de gran valor y te puede afectar de manera muy negativa si acaba en manos de terceros.

Para evitar riesgos derivados de una mala gestión de las contraseñas, estos son algunos consejos que debes tener en cuenta para que tu clave de acceso sea lo más segura posible y no se vea ninguna de tus cuentas comprometidas contra algún ataque informático. 

  • No compartas tus contraseñas con nadie. Si lo haces, dejará de ser secreta y estarás dando acceso a otras personas a tu privacidad.
  • Asegúrate de que son robustas. Están formadas por al menos 8 caracteres: mayúsculas, minúsculas, números, caracteres especiales. Utiliza alguna regla mnemotécnica para recordarlas.
  • No utilices la misma contraseña en diferentes servicios. Siempre claves diferentes para servicios diferentes.
  • Cuidado con las preguntas de seguridad. Si las utilizas, que sólo tú y nadie más sepa las respuestas.
  • Utiliza gestores de contraseñas. Si te cuesta memorizar las contraseñas o utilizas muchos servicios, apóyate en estos programas, son muy útiles y sencillos de manejar.

CÓMO CREAR CONTRASEÑAS ROBUSTAS

  • Debemos asegurarnos que la contraseña tenga una:
    • longitud mínima de ocho caracteres,
    • que combine mayúsculas,
    • minúsculas,
    • números y
    • símbolos.
  • No debemos utilizar como claves:
    • palabras sencillas en cualquier idioma,
    • nombres propios,
    • lugares,
    • combinaciones excesivamente cortas,
    • fechas de nacimiento,
    • etc.
  • Tampoco debemos usar claves formadas únicamente a partir de la concatenación de varios elementos. Por ejemplo: “Juan1985” (nombre + fecha de nacimiento).